Santiago, Chile
+56 9 6847 9252

Pensamiento Convergente y Divergente

No es desconocido que las personas somos diversas y venimos al mundo con distintas características. Desde nuestro aspecto físico hasta la forma en la que vemos la vida podemos ver marcadas diferencias. Una de estas tiene que ver con el pensamiento, ¿Te has dado cuenta que hay personas que son buenísimas generando ideas? Así mismo, hay otras que son especialistas para los peros. Bueno esto tiene nombre y se llama pensamiento divergente y convergente.

El Millón de Ideas

 

Existen personas que tienen la tendencia a buscar y generar nuevas ideas y oportunidades. Este tipo de pensamiento se llama divergente, esta basado en la exploración y el inconformismo y también se conoce como “Si, y…”.

El Crítico Experto

 

Por otro lado existen personas que son capaces de ver con facilidad y rapidez los potenciales riesgos y problemas que se pueden presentar cuando se encuentran frente una idea. Este tipo de pensamiento se llama convergente y también es conocido como “Si, pero…”.

Trabajo en Equipo

Al trabajar en un equipo veremos que existen personas que tienden a estos dos tipos de pensamiento. No caigamos en el error de pensar que uno es bueno y el otro malo, pues ambos son muy necesarios a la hora de trabajar en un proyecto o una iniciativa. Por un lado se necesita el pensamiento divergente para poder tener ideas ingeniosas sobre las cuales trabajar y, por el otro, se precisa del pensamiento convergente para disminuir los riesgos, mantenernos en presupuesto y/o incluso para aterrizar las ideas y tomar una decisión.

Ahora, las definiciones anteriores son caricaturas para poder entender mejor los conceptos. Las cosas no son blanco y negro y, por lo tanto, todos tenemos algo de “ambos mundos”.

Me imagino que has estado en una reunión donde hay personas en modo divergente y otras en modo convergente, ¿cómo evitar que se genere algún roce? Los autores del libro This Is Service Design Doing proponen que en cada reunión se explique cual es la finalidad de ésta (¿se van a generar ideas de posibles soluciones? ¿se va a evaluar factibilidad?) y luego se indique explícitamente en que “modo” de pensamiento vamos a trabajar.

¿Qué te pareció este artículo?

Deja un comentario