Santiago, Chile
+56 9 6847 9252

Utilizando el Método Científico

Como te comentaba en el artículo Mantenlo Simple! , a veces, cuando nos enfrentamos a un problema, saltamos a solucionarlo con la primera idea que se nos viene a la mente. El problema de esto, es que podemos:

  1. Solucionar un síntoma y no la raíz del problema
  2. Puede que no sea la solución adecuada para nuestros clientes

Entonces, ¿cómo partimos? Lo que podemos hacer es aplicar el método científico y experimentar utilizando un producto mínimo viable (MVPMinimum Viable Product o Minimo Producto Viable, correspond...).

¿Qué es un MVP?

Es un producto / solución que entregas al cliente y que cumple sólo con algunas características, ojalá las principales que permitan cumplir con el objetivo.

La idea es generar una solución (MVPMinimum Viable Product o Minimo Producto Viable, correspond...) con base a una hipótesis inicial que tengamos. Un ejemplo de esto es «nosotros creemos que nuestros clientes del área X quieren recibir la información de forma Y»

Una vez generado el  MVPMinimum Viable Product o Minimo Producto Viable, correspond... medimos y comprobamos si la hipótesis se cumplió. En el caso de que haya sido así, ¡felicitaciones! estás en el camino correcto. En el caso contrario, tienes que plantearte algunas preguntas ¿debemos generar una nueva solución? ¿qué fue lo que al cliente no le interesó?

Para ambos resultados debes sacar conclusiones y aprender ¿Hubo alguna característica de la solución que a los clientes les hizo falta? ¿Hubo alguna que consideraron irrelevante?

Luego, repetimos el proceso.

¿Qué ganamos haciendo un MVP?

Lo primero, y a mi parecer la más importante, es que nos permite gestionar de mejor forma el esfuerzo y tiempo que dedicamos a nuestra solución. Debido a que probamos y obtenemos información directamente de los usuarios de nuestro producto, podemos obtener información muy valiosa que guiará nuestro camino a la solución final.

Además, nos permite tomar decisiones de manera rápida permitiendo, de ser necesario, cambiar el curso de nuestra solución a tiempo.

Todo lo anterior suena muy bien pero…

¿qué tan aplicable es en la vida real? y ¿qué debo tener en consideración al aplicar esta metodología?

Muchas de las aplicaciones que ocupamos en el día a día la utilizan, empresas como Dropbox o Spotify son ejemplo de esto.

Dropbox es un servicio que requería un trabajo técnico enorme para poder siquiera mostrar un prototipo. Por este motivo y para evitar realizar todo ese desarrollo y que después nadie lo quisiera ocupar, hicieron un video MVPMinimum Viable Product o Minimo Producto Viable, correspond....

En este video se muestra como funcionaría el servicio y, además, invitaban a inscribirse para obtenerlo cuando estuviera disponible. De esta forma podrían comprobar la hipótesis de si existían clientes interesados. A continuación te dejo el video:

Utilizando esta metodología, los principales desafíos se encontrarán en decidir que hipótesis probar, como priorizar características, medir las métricas correctas y realizar un buen análisis para tomar las acciones adecuadas.

Finalmente, ten en consideración que debemos olvidar el perfeccionismo para poder lograr la rapidez y flexibilidad necesaria. Recuerda, nos estamos centrando en el cliente y dejando que ellos decidan el producto que desean tener. Preferimos mostrar un producto inicialmente incompleto para lograr el producto correcto.

¿Qué te pareció este artículo?

Comentarios (4)

Muy buena publicación. Felicitaciones.

 

Dominique, el artículo de hoy es mi parecer un artículo que estimula , que invita a incorporar prácticas exitosas como las que citas, también invita a la discusión sana y constructiva, y lo más importante centra la atención genuina en el cliente, o sea nosotros. Te sigo felicitando por tu actitud curiosa, tu interés de mejora y tu simpatía en la redaccion.

 

Deja un comentario