Santiago, Chile
+56 9 6847 9252

Mantenlo Simple!

Estamos bombardeados de tanta información en el día a día, y estamos tan expuestos a distintos estímulos, que existe una creciente demanda por productos, servicios y/o procesos más simples. Lograr esto, se ve sencillo de decir pero llevarlo a la práctica no lo parece tanto.

Algunos Errores al Implementar una Solución

Nos casamos con la primera idea que se nos vino a la mente

Es común que, al ver un problema, saltemos a resolverlo con la primera idea que tenemos. Nos enfocamos en como llevarla a cabo en vez de entender de mejor forma el problema a solucionar.

Lo anterior nos lleva a que podamos caer en solventar el síntoma y no la causa raíz.

Asumimos que nuestros clientes son como nosotros mismos

Asumir es uno de los peores y más fáciles errores que podemos cometer. Un ejemplo de esto, es creer que nuestros clientes tienen el mismo nivel de cercanía con la tecnología que nosotros. Mientras mejor conozcamos a nuestros clientes, más efectivas serán nuestras soluciones.

No somos lo suficientemente claros al comunicar

Si nuestro cliente no entiende nuestra solución o no logra ver el valor que le puede dar, difícilmente va a querer ocuparla.

Casuística

Complejizamos las soluciones porque tratamos de resolver el problema global y, además, todos los eventos asociados que han aparecido anteriormente de una sola vez.

Algunos Consejos

Revisión y depuración de ideas

La primera idea que se nos viene a la mente, generalmente, no es la mejor. Es necesario que dediquemos más tiempo a entender de mejor forma el problema, y estudiar distintas soluciones con sus pros y contras. Revisa si se puede simplificar.

Conocimiento del cliente

Muchas veces no estamos en sintonía con las características y necesidades de nuestros clientes. Debes responderte al menos las siguientes preguntas ¿Quién exactamente es mi cliente? ¿Porqué el cliente tiene este problema? ¿Sabe o puede reconocer que se enfrenta a este problema? ¿Qué tan sencillo es para él entender mi solución?

Si quieres saber más sobre como conocer sus necesidades, te invito a leer este artículo

Mejorar cómo comunicamos

Define de forma clara cual es el problema y porqué crees que tu solución es la mejor forma de solventarlo. Busca analogías con situaciones comunes a tu cliente para darte entender mejor.

Un paso a la vez

Comienza con una solución pequeña, rápida de implementar y que abarque el o los principales motivos del problema. Luego, si ves que tiene buena recepción puedes ir iterando y abarcando los demás puntos hasta lograr satisfacer de manera completa la necesidad de tu cliente.

¿Qué te pareció este artículo?

Comentarios (1)

Genial, muy práctico, muy práctico y entretenido. Persevera Dominique , felicitacioness

 

Deja un comentario