Santiago, Chile
+56 9 6847 9252

Aprendiendo a Fracasar

Estas en tu trabajo, decidiste innovar y proponer una nueva forma de prestarle un servicio a ese área cliente. Estudiaste las necesidades que tenían, encontraste una idea genial de poder solucionarlas. Implementaste un prototipo y lo presentas, orgulloso, pensando que vas a sorprender a todos. Tu cliente te da las gracias, te da una palmadita en la espalda y finalmente no lo ocupa.

Que las cosas no resulten como uno lo espera, es mas común de lo que parece. Puedes seguir al pie de la letra cuanta metodología exista, pero  nunca estarás 100% seguro del resultado al momento de innovar, hasta que los usuarios interactúen con la solución.

No resultó como esperaba, ¿ahora qué? 3 pasos a seguir «post-mortem»:

Cuando innovas, fallar es parte del proceso. Por esto, lo primero es no perder la motivación y actitud
Analiza lo sucedido e identifica donde debiste poner mas atención, ¿Quizás te dejaste llevar mucho por tu propia idea de la solución? ¿Quizás tu solución no fue lo suficientemente entendible para tu cliente?
Crea un plan de acción para que esto no vuelva a ocurrir

La idea no es normalizar el fracaso y los errores. Siempre da lo mejor de ti, no sólo en tu trabajo, y si te equivocas, nunca te olvides de aprender. Como podemos leer en el tatuaje de Stanislas Wawrinka:

 

¿Qué te pareció este artículo?

Comentarios (1)

Hablar del fracaso como una oportunidad de innovar habla de modernidad, de desarrollo y evolución. Un artículo pertinente en el hoy, ameno y accesible a todo lector. Te felicito y persevera

 

Deja un comentario